Gonzalo Peillat

Teoría de la Arrastrada

In Análisis, Entrenamiento by Javi TelecheaLeave a Comment

Hoy en día, la arrastrada se ha convertido en un arma fundamental para cualquier equipo del mundo: sólo basta con ver las estadísticas para notar lo determinante que puede ser este gesto técnico en el resultado de un partido.
Casi todo jugador de hockey en algún momento de su vida se plantea aprender esta habilidad, la cual presenta un alto grado de complejidad.Muchos  deben ser autodidactas, ya que existen pocos expertos en la materia. El resultado es un gesto técnico poco preciso, con fallas técnicas, principalmente por desconocimiento.
El objetivo de este post es presentar una introducción a la teoría de la arrastrada.

¿Por qué?

Porque el 90% de los arrastradores realiza su gesto más por instinto que por conocimiento. Mediante este post buscamos que se obtenga un entendimiento mayor para que cada uno pueda mejorar tu técnica.
Como siempre aclaramos, esta no es una verdad universal, simplemente es nuestra forma de ver este asunto.

Ahora sí, vamos a lo que nos compete. Este post principalmente estará enfocado en el comportamiento que debiera tener el palo durante la arrastrada, desde el momento que tomamos contacto con la bocha hasta el momento en que la soltamos. En el próximo post, avanzaremos hacia la carrera y los pies.

Para lograr un mayor entendimiento, realizamos un detalle analítico del gesto, si bien llevado a la práctica, todo esto ocurre en menos de 2 segundos, lo separaremos en 4 fases:

En el momento que tomamos contacto con la bocha, la misma debería estar detrás de nuestro pie derecho. La primer fase consistirá simplemente en conducir la bocha hacia adelante en línea recta.

Cuando tomamos la bocha, nuestra mano izquierda debería estar detrás de nuestro cuerpo para que el palo se encuentre recto y la bocha avance en línea siempre.

Esta fase es el momento en que la bocha “entra” al palo. Para lograr esto, debemos empujar hacia adelante con la mano derecha, metiendo hacia adentro la izquierda, dejando así el palo en diagonal. En esta posición, la bocha por si sola “bajará” por el palo.

En esta fase debemos prestar atención a la altura de nuestras manos: Deben estar bien cerca del piso para que la bocha no se nos escape por debajo del palo.

En este momento, al sacar más la mano izquierda y meter la derecha, el palo queda diagonal hacia atrás, lo que hace que la bocha suba nuevamente hacia la pipa. En esta etapa del gesto vamos preparando el latigazo final.

Muchas veces no hacemos esta etapa correctamente, lo que causa que sólo podamos tirar hacia nuestra izquierda. Para tirar a la derecha es imprescindible sacar bien adelante la mano izquierda antes del latigazo.


Llamamos látigo al gesto repentino donde terminamos lanzando la bocha. Este movimiento debe ser lo más explosivo posible, ya que de aquí sale una gran parte de la fuerza.El látigazo se genera, no solamente con las manos, si no también, con la rotación de la cadera.

Un error común es cortar el movimiento para tirar arriba. El latigazo debe ser lo más largo posible, buscando llevar la bocha bien adelante para poder realizar toda la fuerza posible.


Uniendo todo

Acá veremos como queda todas las fases del gesto unidas, desde que tomamos la bocha, hasta que la largamos en el latigazo final:

Click aquí para ver el video en HD.

Un aspecto fundamental es buscar que la bocha siempre siga una recta, por eso debemos mover el palo para llevar la bocha hacia donde nosotros queremos, pero buscando que esta no pierda su línea nunca. A veces la bocha se mueve en diagonales buscando generar amagues, pero esto es más avanzado.

Vista de frente:

Click aquí para ver el video en HD.

Y por último, dejamos unos videos con ejemplos de algunos de los mejores arrastradores del mundo. Vean cómo cambian las fases en cada uno de ellos:

Javi Telechea
Field Hockey Coach
PAHF Trainer. FIH Level 4 Coach.
Football Coach Level 2.
CoachingHockey founder.
@javitelechea